Las altas temperaturas han llegado para quedarse y durante este fin de semana serán especialmente altas en toda España. Igual que nosotros tenemos que protegernos del sol, nuestro coche también necesita cuidados extra durante las olas de calor.

Si pones en práctica estos sencillos consejos tu coche superará las altas temperaturas sin ningún problema.

1. No aparques al sol

Evita aparcar al sol, sobre todo en las horas punta del día, el sol puede dañar tu pintura. Intenta pensar en el movimiento del sol a la hora de elegir un sitio.

Y ojo también con la sombra, si eliges aparcar debajo de un árbol corres el riesgo de encontrar el coche lleno de excrementos de pájaro a tu vuelta, y no solo es antiestético, sino que su acidez puede corroer la carrocería. Si te ocurre, trata de limpiarlo rápido, si no puedes lavarlo en el momento usa un pañuelo de papel.

Para evitar que cuando te montes en el coche se haya convertido en una sauna, te recomendamos que no lo dejes ni al sol ni a la sombra, sino en un parking subterráneo en el que esté protegido.

2. Ojo con la arena y el salitre

Aparcar cerca de la playa y sentir la brisa nada más bajarnos del coche es todo un placer, pero ese aire que a nosotros nos refresca no es nada beneficioso para nuestro coche.

El salitre es una capa fina de sal que se adhiere a la carrocería y aunque parezca inofensiva tiene un efecto corrosivo para la pintura. En caso de que tengamos zonas con la pintura levantada podría llegar incluso a oxidar la chapa. Por ello, si aparcamos cerca de la playa, es recomendable lavar el coche a menudo con agua dulce.

En el caso de la arena hay que tener mucho cuidado para eliminarla, usando preferentemente aire a presión o agua, pero nunca cepillando ya que podemos rayar la pintura.

3. Protege el volante y la palanca de cambios

El volante y la palanca de cambios son dos elementos que vas a tener que tocar sí o sí cuando te montes en el coche y quieras arrancar (excepto si es automático), por lo que recomendamos que lo protejas, utilizando un parasol o tapándolo directamente con un trozo de tela, como una toalla o un paño.

Tenemos una recomendación para ti: Super parasol protector para coche.

4. No abuses del aire acondicionado

Pocas experiencias hay más placenteras durante una ola de calor que disfrutar de la brisa del aire acondicionado, pero tampoco es bueno abusar de él.

Cuando te montes en el coche, y esté a más de 30 grados como ocurre en esta ola de calor, ten en cuenta que cuanto más haya que bajar la temperatura interior, más energía y combustible necesitarás. Por eso es mejor que antes de arrancar intentes enfriarlo de forma manual.

Para ello tenemos un super truco: baja una ventanilla y abre y cierra enérgicamente la puerta del lado opuesto cinco veces. Según esta teoría, el efecto de presión-depresión generado por el movimiento provoca una fuerte corriente de succión dentro del coche. Así, el aire caliente sale por la puerta y es sustituido por el fresco que entra por la ventanilla abierta.

5. Vigila la temperatura del motor

Ante una ola de calor, el mayor riesgo que sufre el vehículo cuando está circulando es que se sobrecaliente el motor. Por eso recomendamos controlar la temperatura, y si vemos que se acerca a la zona roja no paremos el coche, sino que apaguemos el aire acondicionado y abramos las ventanillas, de este modo el motor puede comenzar a enfriarse al tener menos cargas que soportar.

CocheParasol